User Rating: 2 / 5

Star ActiveStar ActiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

TÍTULO: Español para hablantes de chino
AUTOR: Maximiano Cortés Moreno (方浩偲)
EDITORIAL: SGEL (Madrid, España) http://www.sgel.es
FECHA DE PUBLICACIÓN: septiembre de 2008
IDIOMA: español y chino tradicional

Reseña (por Fang Shuru)

Español para hablantes de Chino es un libro concebido y diseñado específicamente para sinohablantes con un nivel inicial (A2) o intermedio (B2) de ELE. Si bien el libro está estructurado en torno a la gramática, también atiende al léxico, a las estrategias de aprendizaje, al lenguaje no verbal y, muy en especial, a la cultura.

 

El libro está dividido en diez unidades de 9 o 10 páginas cada una. La 1.ª trata del sustantivo; la 2.ª, del adjetivo; la 3.ª, del artículo; la 4.ª, del pronombre; … y en la 10.ª se propone una revisión general, así como una autoevaluación, para culminar con un juego. En cada unidad se abordan aquellos aspectos gramaticales que presentan una mayor dificultad a los sinohablantes que estudian español.

En las dos o tres primeras páginas de cada unidad se presentan mediante esquemas muy sencillos y claros algunos conceptos y reglas generales. Las explicaciones van acompañadas de ejemplos e interesantes indicaciones sobre cómo evitar los errores más comunes del estudiante chino de ELE. Asimismo, encontramos numerosas notas aclaratorias, tanto en español como en chino.

Tras la teoría y las reglas, se pasa a las actividades (una media de 11-12 por unidad) para practicar los aspectos estudiados en esa unidad. Se aprecia una progresión de menor a mayor dificultad en las actividades de cada unidad: las primeras suelen ser de reconocimiento o de asociación, y progresivamente va aumentando el nivel de dificultad lingüística y de complejidad intelectual, dando paso a las actividades de producción o de reflexión.

Además, las actividades se presentan engarzadas unas con otras de una manera bastante lógica y natural; no se trata de ejercicios aislados o inconexos, sino de etapas consecutivas para alcanzar una meta comunicativa determinada. Por ejemplo, en una actividad el alumno lee una carta, a continuación reflexiona sobre unas palabras subrayadas en ella, y por último reescribe la carta mejorando la original. Este modo de proceder refleja los principios del aprendizaje reflexivo y significativo: el autor/profesor entabla un diálogo con el lector/alumno y le va ayudando a descubrir algunas sencillas reglas y a aplicarlas a la lengua escrita: le ayuda a tejer sus propias redes de conocimiento y a desarrollar sus procesos de uso lingüístico.

La tipología de actividades es sumamente variada: relacionar dos elementos, clasificar palabras, escoger la opción correcta, transformar palabras (p. ej., singular-plural), completar una tabla, leer un texto y subrayar determinadas palabras, buscar errores en un texto, leer y contestar a unas preguntas, buscar falsos amigos (inglés-español)… No menos variada es la tipología textual: diálogos, cartas, recetas, biografías, mensajes electrónicos, cibercharlas, etc.

La cultura española está muy presente a lo largo del libro:

  • aparecen artistas célebres: Salvador Dalí, Fernando Fernán Gómez;
  • figuran deportistas famosos: Miguel Induráin, Fernando Alonso;
  • se incluyen textos de Pío Baroja, Antonio Machado, Gloria Fuertes;
  • se presentan monumentos destacados: el Acueducto de Segovia, la Alhambra, el Generalife, la Sagrada Familia;
  • se aportan recetas de cocina: el cocido madrileño, la paella, la tortilla de patatas, el gazpacho;
  • se describen ciertas celebraciones —el bautizo, la primera comunión, el banquete de boda, el funeral—, resaltando las diferencias entre la cultura de los alumnos y la española;
  • se aclaran otras diferencias interculturales, p.ej., los besos como saludo y despedida.

En principio, el libro está concebido como un material de autoaprendizaje. De ahí que todas las actividades planteadas sean de respuesta cerrada, tal como muestra el solucionario que aparece al final del libro. Sin embargo, a mi juicio, se le puede sacar incluso un mayor partido si se utiliza en el aula de ELE (p. ej., en las clases de gramática, de lectura o de composición), donde el alumno puede compartir su experiencia de aprendizaje con otros compañeros y puede consultar al profesor cuando lo desee.